Razones por las que nunca contratarán a un Educador Social como Hermano Mayor

6Yrcxr-6
Hermano Mayor. Twitter

La semana pasada Cuatro estrenó la octava temporada de Hermano Mayor. Esta vez presentado por Jero García, “un chico de barrio convertido en un héroe hecho a sí mismo”. (Fuente: web de Cuatro)

Desde la primera temporada, “Hermano Mayor” ha generado mucha controversia en el ámbito de la intervención socioeducativa. Que un exwaterpolista (Pedro García Aguado), y ahora un boxeador (Jero García), sean los encargados de intervenir en los conflictos de violencia intrafamiliar no deja de ser preocupante para los profesionales de la intervención social, que tanto han luchado para dignificar esta profesión.

Nunca me ha gustado este programa, no veo la realidad por ningún sitio (si es que en televisión hay algo real), y eso me produce un gran rechazo. Pero me molesta encarecidamente que se intente comparar con el trabajo que hacemos cualquier educadora o educador social en nuestro día a día.

Pero, ¿por qué nunca van a contratar a un Educador/a Social para presentar este programa?

  1. Porque un Educador/a Social nunca se debería poner al nivel del menor/joven en la utilización de la violencia (verbal, psicológica o física).
  2. Porque un Educador/a Social trabaja en un equipo multidisciplinar, con un proyecto educativo individualizado.
  3. Porque un Educador/a Social tiene un código deontológico que, entre otros aspectos, garantiza la confidencialidad y el respeto a los sujetos de la acción socioeducativa.
  4. Porque un Educador/a Social sabe que los resultados de las intervenciones no son inmediatos.
  5. Porque un Educador/a Social no solo interviene en momentos de crisis (confrontación y resituación), sino que alarga la intervención el tiempo que sea necesario para que las bases del cambio queden asentadas.
  6. Porque un Educador/a Social ha experimentado la frustración en algún momento de su carrera profesional, y sabe que el éxito o no de las intervenciones depende de muchos factores, que a veces se escapan  de su control.

Por todas estas razones, y para evitar que me salgan sarpullidos cada vez que me hablan de “Hermano Mayor”, he optado por quedarme únicamente con el título del programa, y limitarme a relacionarlo con la figura de un hermano mayor, un allegado nuestro que utiliza su experiencia personal para intentar evitar que caigamos en sus mismos errores. Y esto no sería una intervención socioeducativa, sino un consejo de hermano mayor.

Así me quedo más tranquila.

Anuncios

24 comentarios

  1. Es que en ningún momento el programa, a lo largo de sus ocho temporadas, ha querido ponerse a la altura de un trabajo de un educador social. Se te olvida mencionar que cuando los chicos cumplen 18 años fiscalía de menores no hacen absolutamente NADA por ellos ni por sus familiares desesperados que son los que llaman al programa, en mayor o menor acierto, pero al menos se intenta ayudar de alguna forma, aunque sea televisión. Quédate tranquila anda.

    Me gusta

    • Hola, Lulú, gracias por tu comentario.
      Según la propia web del programa: “‘Hermano Mayor’ busca jóvenes problemáticos de entre 18 y 22 años, que no respetan las normas más elementales de convivencia, que utilizan las amenazas como una medida habitual de presión y que no dudan en recurrir a la violencia para conseguir lo que quieren. Jóvenes que no tienen perspectivas de futuro y que no saben reconducir sus vidas. Jóvenes con miedo al futuro.
      Si te sientes representado en alguno de estos casos, éste es tu programa. Te buscamos a ti.
      Queremos ayudaros porque sabemos que la situación es desesperada y que necesitas un cambio radical en el comportamiento de tus hijos”.

      Si este no es el ámbito de actuación de un educador social, apaga y vámonos.

      Llevas razón en que nadie hace nada por los mayores de 18 años, poco importan a las instituciones, y no existen recursos suficientes para dar apoyo a estas familias, pero no creo que un programa de televisión sea la solución para solventar esta falta de recursos, porque la ayuda deberían recibirla todo el tiempo que la necesitaran, y que no dependiera de shares, parrillas, castings, guionizaciones y del formato que han elegido para presentar los casos.

      Me gusta

  2. Hola yo soy monitora en arte terapia me forme en barcelona y la verdad una terapia con unas bases sencillas incluso a trabes del arte tiene sus tiempos y ahi en dos dias solucionado? no se q de real tiene esto pero lo que si esta claro que si es verdad y es asi de efectiva la metodologia ….lo que importa es el resultado no?
    Buen diaaaa

    Me gusta

    • el resultado fué, por ejemplo, que un chico de bizkaia que fue a este programa, al mes de haber participado en hermano mayor, y supuestamente haberse recuperado, apuñalo a su abuela la cuál falleció. para mi este programa no deja de ser otro reality morboso y manipulado. si tanto preocupan los jóvenes de hoy en día, deberían facilitar mas recursos y mas ayudas para que realmente salgan adelante, y esto ya no es cosa de la tele, sino de las competencias de los políticos de este país, que nunca hacen nada, no hay ayudas, no hay instituciones suficientes, y así vamos.

      Me gusta

  3. No me gusta el programa,no por que el que lo lleve no sea un Educador, sino por el simplísmo del mismo y la recetas milagro guionizadas. Ahora bien, antes de que exisitiera la carrera mucha gente por ejemplo extoxicómana, ayudaba a la gente y muy bien, es decir que el talento no se aprende en las Universidades, aunque entiendo al reivindicación. Saludos.

    Me gusta

    • Debemos entender que lo que muestra el programa es una teatralización guionizada.
      Se dedican a ofrecer apoyo a familias reales con necesidades reales a quienes a cambio de un supuesto apoyo les proponen ponerse ante las cámaras e interpretar escenas que se supone que están sucediendo ante las mismas. También se les ofrece una remuneración que solo cobran en el caso de que finalmente sea emitido el programa. Esto me lo ha transmitido una familia con la que trabajo como educador social y que según me han referido se han prestado a esto en un momento de crisis familiar.

      Le gusta a 1 persona

  4. Hola! Las técnicas de hermano mayor se utilizan en centros de reforma por educadores sociales hiiiper “profesionales”. Es más, son los “profesionales” los que están detrás de jero y pedro diciendoles lo que tienen que hacer.
    Incluso, creo que ni a pedro ni jero se les ocurriría hacer ni decir semejantes barbaridades si no tuvieran un “profesional” detrás.
    Desgraciadamente “educador social” se ha convertido en un sinónimo de “carcelero”, de “maltratador psicológico”, de “controlador social”, de “chantajista emocional”…

    Es más, yo que soy “educador social”, puedo afirmar que la carrera de educación social no existe, lo que existe es una carrera de “gestión de proyectos”, una burocratización e institucionalización de la pedagogía.

    Saludos
    Julio

    Me gusta

  5. Ya salen los iluminados del sector. Pero que dices, si la efectividad y eficacia de vuestra profesion da risa. Los servicios sociales estan sobredimensionados, los ratios son de juzgado de guardia…

    Pero claro, sois una grandes personas.

    Me gusta

  6. Hay pocas terapias que den esos super resultados. La experiencia nis dice que los cambios son progresivos…además resolver la situación de violencia como a veces la resuelven… La mayoría de veces génera el efecto contrario. Por otro lado, no se donde estudiaste tu..pero mi carrera si que se ajustaba a los diferentes perfiles profesionales del educador social.
    Ese Programa es puro entretenimiento para quien le guste y nada más….pero no está de más dignificar nuestra profesión con tendencia a ser pisada

    Le gusta a 1 persona

  7. Julio,no sé dónde has estudiado….o quién te ha cargado de esos roles la educación social….yo desde luego he tenido suerte y para nada soy todo eso que dices….más bien lo contrario, la esperanza en la educación y en las personas y conseguir que su situación y la de su alrededor mejore desde la cercanía de la iintervención social…eso me mueve y ya me jode que gente que ni conoce la profesión la critique….pero que tú digas que eres educador y la describas así….me entristece sinceramente…muy pronto te has rendido de dar a valer una vocación como esta.

    Me gusta

  8. Compañeros, yo soy pedagogo y educador social y trabajo como director de un centro de menores, adolescentes. Dsgraciadamente muchas de las escenas que aparecen en el programa me resuenan enormemente con cosas que he vivido aunque como profesional reconozco que se trata de un teatro con un guión imposible con resultados inmediatos. Cualquier profesional sabe que hay que “picar mucha piedra” antes que una persona pueda integrar cambios… Sobre el comentario del educador como “carcelero” o “burócrata” pues yo creo que lo será tanto como la persona se deje o lo permita. En mi caso aún rabajando en un rol de mayor responsabilidad y con tareas de gestiòn y administrativas yo me siento y actúo como educador educador… Atendiendo y observando cada dia las oequeñas cosas, vinculándome con los adolescentes tanto como puedo….
    Lo que sí cabría revisar son los recursos de los que dispnemos para prevenir situaciones como las que aparecen en el programa.

    Me gusta

  9. Hermano Mayor, es simplemente un programa de tv. Lo que muestran, teatralizado o real describe la complicada y triste realidad en la que viven muchas familias con hijos como los que aparecen en el programa.

    Pedro Aguado en este caso, es el que presenta el programa, pero la intervención es producto de todo un equipo multidisciplinar, que evidentemente no dura una hora de tv. y que continúa a lo largo de los años con un trabajo psicoterapeutico, que es donde se producen realmente los cambios internos, además de los distintos programas de tratamiento de desintoxicación en aquellos casos, que son muchos, donde existe el consumo de drogas.

    en mi opinión, no creo que se pretende dar una imagen de tratamiento milagroso, sino de romper en un momento dado la dinámica que se está dando, para pasar después al verdadero tratamiento.

    Otro tema de debate sería, si exponerse en tv es la mejor opción, o si este tipo de programas alimenta cierto morbo en la clientela que lo ve.

    por lo demás desde mi humilde opinión, en ningún caso me parece que se desvalorice la profesión, ni la de educadores sociales, ni la de psicoterapeutas, ni la de los psiquiatras que los tratamos.

    Creo que los profesionales que trabajamos con este tipo de pacientes sabemos perfectamente donde estamos y cómo es nuestro día a día.

    Hermano Mayor es eso, un programa televisivo.

    Me gusta

    • Muy bien dicho, hacen un reabajo q no sale en la tele, y tiene un tratamiento según cada caso .
      Tienen un equipo , en el cual debe haber psicólogos , pedagogos , educadores sociales i más ..

      Me gusta

  10. Hay, además de todo lo que ya se ha dicho, un mensaje en mi opinión muy preocupante y que, al parecer, no se menciona porque se da por hecho que los conflictos sociales y familiares asociados a la violencia, drogas y demás sutilezas, sólo se producen lejos, muy lejos, de las clases acomodadas. ¿Cómo es posible que en ese “programa” nunca se haya justificado la ausencia de conflictos con menores en familias con abundantes recursos económicos? El mensaje del infame programa no es realista, es burdamente clasista y -como casi todo el la televisión- populista (con el objetivo de adular a la audiencia por ser capaces de soportar cada programa, cada caso).

    Me gusta

  11. Hola a todos, quisiera contaros mi experiencia con este programa. Soy educador social y cuando Hermano Mayor estaba en su primera fase, se me ofreció hacer una prueba para presentarlo. Los requisitos eran claros: querían un educador social, chico, grande y afable. La ONG para la que trabajaba yo en aquel momento recibió la petición de la productora y se puso en contacto conmigo (también les solicitaron el contacto de diferentes casos para empezar a grabar los primeros programas, algo a lo que se negaron), las condiciones también eran claras: el programa (que aún no tenía nombre, o al menos a mi no me lo dijeron) era una especie de súper nanny, pero con jóvenes conflictivos. También según la productora, debía estar preparado porque el presentador se convertiría en alguien muy famoso. Al principio me hacía gracia la idea, por lo que empecé a interesarme en ella, pero cuando empezaron los contactos, las cosas cambiaron. La idea era meter cámaras en una casa para grabar sus miserias y provocarlas si no se producían de forma natural. El pago de las grabaciones sólo se produciría si se emitía el programa, por lo que los implicados perfectamente podían simular un cambio positivo para forzar que su programa no fuese eliminado. Los resultados debían ser inmediatos (una semana como mucho) para que pudiesen ser editados y emitidos en un único programa… en fin, varios aspectos que, como educador social, me hicieron replantearme la posibilidad de participar. He de decir, para no faltar a la verdad, que nunca llegué a rechazar el proyecto. Habían un par de educador sociales más con los que estaban manteniendo contacto, pero parecer ser que todos pusimos bastantes reticencias y problemas porque no estábamos de acuerdo con la forma de funcionar (esto lo supe de oídas, nunca llegué a conocer a los demás), por lo que la productora decidió modificar sus criterios y escoger a una persona que no fuese educador social y que fuese relativamente conocido, aunque mantuvieron sus criterios físicos.
    En fin, cada uno se saque sus propias conclusiones, pero a mi, personalmente, no me vuelven a enredar en algo así.

    Me gusta

  12. Quizás no comprendéis algunas cosas del programa porque nunca os habéis sentido así y porque lo habéis visto poco, ya que os parece un triste espectáculo y entiendo que si os produce tanto rechazo no seréis “consumidores habituales del show”.

    Los chicos y chicas que salen en el programa casi siempre se rebelan contra el mundo y son agresivos porque sienten que su familia no les quiere y que no les acepta como son, cosa que no suele ser cierta, claro. La familia si les quiere pero tienen carencias en cuanto a habilidades para demostrarlo y se les ha ido la mano en la educación del niño, probando ensayo y error desconcertados ante actitudes de este tipo y echando leña al fuego por desconocimiento y por no consultar con un profesional o ponerse en contacto con un psicólogo a tiempo.

    La situación desde la que se parte es una gran distorsión de la realidad por parte del adolescente que nadie ha sido capaz de hacerle ver. Eso para empezar.

    Cuando hermano mayor interviene la situación ya está desbordada a un límite increíble. Esos chicos necesitan una confrontación a lo bestia y que venga de alguien ajeno al entorno familiar y que no venga bajo el registro de psicologo/educador/maestro puesto que la percepción que los jóvenes con este problema tienen de estas figuras no es muy positiva que digamos y no tienen mucha credibilidad para ellos.

    Ahí es donde llega Pedro y rompe todos los esquemas a los chavales: un desportista, que estuvo en la cuerda floja, que ha pasado por lo mismo y sabe como se sienten y que no duda en ponerse a su nivel (algo a lo que no están acostumbrados puesto que los profesionales ni debemos, ni podemos hacer) y ahí reside el éxito de la intervención.

    Cuando un chaval se ha metido en esa vorágine de destrucción y autodestrucción que sus familias (evidentemente) no saben manejar, necesita que algo o alguien active un resorte en su interior, que algo le haga click y encienda un engranaje y eso es lo que hacen en el programa…

    Está claro, que ese es el primer paso y que aquí no debe acabar esto porque las varitas mágicas no existen, pero vamos, no creo que haya alguien que crea eso. Simplemente veo casos perdidos que se pueden retomar y reenganchar gracias a la intervención poco ortodoxa pero necesaria, para estos casos, de la televisión; porque si estas familias tienen que esperar a que la justicia o la trabajadora social haga algo con sus hijos… ya pueden esperar sentados y el problema sigue creciendo, no están para esperar mucho…

    También entiendo el perfil de persona que iba buscando el programa: ante adolescentes conflictivos a los que vas a confrontar y a los que probablemente tendrás que contener en algún momento… pon delante a alguien de 1.60 y 50kg… ya verás por donde sale el “espectáculo”… Creo que es algo coherente y el perfil me parece muy bien elegido.

    Además es cierto que detrás debe de haber un equipo multidisciplinar pq ese tipo de intervención no la hace una persona (por muy inteligente que sea Pedro dudo que pueda hacer todo eso solo) y que la persona que da la cara con el chaval o tiene cierto carisma y lo engancha de alguna manera y se siente identificado con la persona que trata de redirigirlo y le está diciendo a la cara verdades que no quiere oír o todo el trabajo se va al traste…

    De hecho, la figura de la psicóloga aparece cuando el chaval ya está receptivo y se a dado cuenta de que por ese camino no va bien para que no se cierre más en banda todavía…

    Primero lo descolocan, lo sacan de su zona de confort, le muestran lo que hay y la mierda que está creando a su alrededor y una vez ya tiene la actitud correcta de cambio y de arrepentimiento empiezan a tocar los sentimientos y a hacer que hablen de como se sienten en un entorno controlado, cosa que se nota que esos niños y esas familias no han hecho en su vida…

    A veces con eso es suficiente.
    A veces con encontrar en tu camino a una persona que no te diga todo el tiempo lo malo que eres y el daño que haces y que quiera ver más allá de esa actitud conflictiva y darse cuenta del dolor tan profundo que se esconde debajo de eso es suficiente. Y las familias que lo sufren no pueden hacerlo, necesitan objetividad.

    Así que menos sentirse atacados y más alegrarse por esas familias y por el trabajo que tan bien hace este equipo. Mi humilde opinión, por si a alguien le sirve.

    Me gusta

  13. Criticar y creer que un programa televisivo sobre reeducación representa los conocimientos de una carrera o el proceso total de una recuperación es como creer que viendo un programa sobre cómo el hombre llegó a la luna te hace ingeniero. Por favor, que no todos los televidentes somos imbéciles. La televisión es un ente sobre todo de entretenimiento y nadie piensa que ver un programa sobre cocina te va a enseñar a llevar un restaurante, ni ver mil debates te va a dar el título de periodista. Basta ya de tanta tontería…

    Me gusta

  14. Suscribo punto por punto lo redactado en este artículo.
    Vamos a ver, la intervención debe ser a largo plazo porque a corto plazo haces poco o nada, no vale simplemente con ir de “soy el salvador de la patria” a lo Hollywood y rehaces al chaval o chavala. Eso , no existe. La principal dificultad de de estas personas es la nefasta infancia que tuvieron, pudo haber maltratos varios, abandonos, falta de disciplina (emocional), falta de rigor en la atención a los hijos e hijas y luego pasa lo que pasa ; conductas desafiantes, agresividad, vagancia, falta de iniciativa, personalidad de tirano / a ….
    Hay que contemplar el conflicto desde el punto de vista de los padres y desde el punto de vista a los hijos e hijas, sacar conclusiones, marcarse objetivos a corto, medio y largo plazo. Cada caso puede alargarse unos dos-tres años o más (dependiendo de su evolución) puesto que después de que supuestamente el o la adolescente comiencen a cambiar de actitud hay que hacer un seguimiento socio-laboral.
    El proceso es muchísimo más largo de lo que muestra el programa, por eso suscribo punto por punto lo que se redacta en este artículo.
    Saludos de un educador social que batalla día a día

    Me gusta

  15. Yo tampoco soy ”fan” del programa, pero como estudiante de educación social es normal haber escuchado hablar sobre este programa antes. Ya que en él existen:
    -Individuos con problemas
    -Una intervención socioeducativa.
    Pero como se menciona el post ¿Dónde está el educador social?
    Desde mi punto de vista lo primero que debemos analizar es el objetivo que tiene el programa. El objetivo principal de un educador social es solucionar el problema. El objetivo de un programa de televisión (mayormente) es lograr la máxima audiencia posible. ¿Que quiero decir con esto? Que parece ser que un educador social no es tan atractivo para la audiencia que ”un chico de barrio convertido en un héroe hecho a sí mismo” como un boxeador. La experiencia nunca viene mal pero ¿Qué vamos a aprender de alguien que interviene en nuestro ámbito sin ninguna formación?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s