Primera ayuda psicológica en situaciones estresantes

Tras el trágico accidente aéreo de Germanwings, ocurrido esta semana en los Alpes franceses, los familiares y los allegados de los fallecidos/as cuentan con un servicio de apoyo psicosocial que les ayuda a asimilar lo ocurrido. Ante el desconcierto, la incertidumbre y el dolor que produce la situación, el acompañamiento en los primeros momentos de crisis es fundamental para que las personas sean capaces de afrontar el hecho traumático sin que les queden secuelas psicológicas.

La primera ayuda psicológica (PAP) se aplica a personas que acaban de vivir una situación estresante y/o traumática: un accidente de coche, una muerte repentina de un familiar, una agresión…  o, también, a víctimas de catástrofes naturales o cualquier tipo de emergencias masivas.

La PAP ayuda a afrontar las consecuencias inmediatas de la situación estresante y a reducir la angustia producida por el hecho traumático.

En el ejercicio de nuestra profesión estamos en continuo contacto con personas susceptibles de vivir situaciones estresantes (abusos sexuales, agresiones, intentos autolíticos, suicidios, etc), por lo que tener una adecuada formación en PAP nos puede resultar muy útil para estabilizar emocionalmente a la persona en esos primeros momentos de angustia.

La guía de Primera ayuda psicológica dirigida a trabajadores de campo, publicada por la Organización Mundial de la Salud, establece los protocolos de actuación en estas situaciones de emergencia. Un momento clave es la primera toma de contacto, el primer acercamiento a la persona afectada.

La manera de comunicar con una persona angustiada es muy importante. Las personas que hayan vivido una situación de crisis pueden estar muy alteradas, ansiosas o confundidas. Algunas personas pueden culparse a sí mismas por cosas que han ocurrido durante esa crisis. Mantener la calma y demostrar comprensión puede ayudar a que la persona angustiada se sienta más segura y a salvo, comprendida, respetada y atendida de forma apropiada. Alguien que ha pasado por un episodio de este tipo quizás quiera contarle su historia. Escuchar esa historia puede suponer una gran ayuda. Sin embargo, es muy importante no presionar a nadie para que les cuente por lo que ha pasado. Algunas personas quizás no quieran hablar de lo que les ha ocurrido ni de sus circunstancias. No obstante, es posible que esa persona valore que Ud. se quede a su lado en silencio; hágale saber que ahí está si quiere hablar, puede también ofrecerle apoyo práctico, como una comida o un vaso de agua. No hable demasiado, deje lugar para el silencio. Mantener el silencio durante un rato puede dar a la persona el espacio y el valor necesarios para compartir su historia con usted si lo desea. Para comunicar bien, preste atención no sólo a sus palabras sino también a su lenguaje corporal (expresiones faciales, el contacto visual, los gestos y cómo se coloca usted junto a la persona, ya sea sentado o de pie). Cada cultura tiene sus propias formas de comportarse que son apropiadas y respetuosas. Hable y compórtese teniendo en cuenta la cultura, la edad, el género, las costumbres y la religión de la persona.

La OMS establece tres principios de actuación de la primera ayuda psicológica: observar, escuchar y conectar.

Estos principios sirven de orientación a la hora de contemplar una situación de crisis y de adentrarse en ella, a acercarse a los/as afectados/as y entender sus necesidades y a ponerles en contacto con apoyo e información prácticos.

OBSERVAR. Se refiere a comprobar la seguridad, comprobar si hay gente con evidentes necesidades básicas urgentes y comprobar si hay personas que presenten reacciones graves de angustia.

ESCUCHAR, es decir, dirigirse a las personas que puedan necesitar apoyo. Preguntar qué necesitan las personas y qué les preocupa. Escuchar a las personas y ayudarlas a tranquilizarse.

CONECTAR. Ayudar a las personas a resolver sus necesidades básicas y a acceder a los servicios. Ayudarlas a enfrentarse a los problemas. Brindar información. Conectar a las personas con sus seres queridos y con las redes de apoyo social.

La primera atención psicológica ayuda a amortiguar los efectos del fuerte impacto emocional que producen algunas situaciones estresantes. Ofreciendo una atención adecuada, estaremos contribuyendo a mantener el bienestar emocional de la persona afectada.

Para los/as que estéis interesados/as en formaros en PAP, os recomiendo cursar el MOOC Primeros Auxilios Psicológicos (PAP), que organiza la Universitat Autònoma de Barcelona a través de la plataforma Coursera. La próxima edición del curso comenzará en el mes de mayo. Podéis matricularos gratuitamente a través de este enlace.

FUENTE: Primera ayuda psicológica: guía para trabajadores del campo. OMS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s